» » » Desplegado

Desplegado

Publicado en: Uncategorized | 0

Desplegado que los profesores de la División de Estudios Jurídicos de la U. de G. realizan por acuerdo unánime de su Asamblea Extraordinaria. Responsables de publicación: Lic. Óscar Blanco Figueroa, Lic. Virginia Acosta García , Lic. Rafael Castellanos, y Lic. Ángel Guillermo Ruiz Moreno. Publicado el 1 de Abril de 2001.

Lic. J. Trinidad Padilla López
Rector General de la Universidad de Guadalajara

Mtro. Carlos Fregoso Gennis
Rector del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades de la U. de G.

Ing. Enrique Javier Solórzano Carrillo
Secretario General del Sindicato de Trabajadores Académicos de la U. de G.

A la Comunidad Universitaria en General:
Los que suscribimos, profesores adscritos a la División de Estudios Jurídicos del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad de Guadalajara, designados por la Asamblea de Académicos efectuada el pasado 22 de Marzo del año en curso para representar a los más de 400 profesores que impartimos clase en los sistemas presencial y semi-escolarizado, turnos matutino y vespertino, de la Ex-Facultad de Derecho,

M A N I F E S T A M O S :

1. Existe una gran preocupación al seno de la plantilla docente de la División de Estudios Jurídicos, por el trato injusto e inequitativo que durante años le ha sido brindado por las autoridades de nuestra Casa de Estudios, en especial las del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH) al efectuar un evidente trato discriminatorio en perjuicio de su profesorado, toda vez que en comparación con otras Divisiones, el número de profesores de carrera de tiempo completo asignados se encuentra muy por debajo del de otras Facultades del CUCSH, centros educativos que con todo respeto sea dicho, ni en conjunto alcanzan la matrícula que tiene nuestra División, ni tampoco han realizado las labores de investigación ni publicación de obras en Editoriales nacionales que la efectuada por el profesorado de la ex-Facultad de Derecho, todo lo cual termina por desmotivar la labor docente desarrollada en nuestra División y propende a que no se alcancen las metas de excelencia académica en la formación de nuevos profesionistas.

2. Apoyamos todos los cambios que para mejorar surjan al interior de la Universidad de Guadalajara, así como las resoluciones que tomen sus autoridades generales, los Centros Universitarios Temáticos y Regionales de la Red Universitaria, y las Autoridades de las propias Divisiones, pero a condición de que se respete siempre el Estado de Derecho en que vivimos y privilegie aplicación estricta de la ley y la normatividad universitaria interna, por sobre intereses personales o de grupo, como lamentablemente ha venido ocurriendo a últimas fechas.

3. Reclamamos como un acto de eminente justicia, en aras de lograr una mayor claridad y transparencia en los procesos de promoción académica y otorgamiento de plazas, se realice una urgente revisión a toda la normatividad universitaria vigente para adecuarla a los retos que imponen las circunstancias actuales por las que atraviesa México y en especial nuestra entidad federativa. Al comenzar el siglo XXI, urge rediseñar nuevas fórmulas que primen factores tales como la antigüedad y la eficacia en el trabajo docente y de investigación desarrollado, por sobre otras tareas que por su exagerada cualificación reglamentaria apuntan a ser objeto más bien de manipulación para ayudar a ciertos profesores a alcanzar plazas de medio tiempo y tiempo completo, en detrimento de otros con mayores méritos académicos.

4. Debe respetarse invariablemente el derecho a disenso que todo universitario puede ejercer sin más límites que el respeto a terceros. En la encrucijada por la que atraviesan las universidades públicas en los actuales esquemas políticos neoliberales, debemos poner especial énfasis en la libertad de cátedra y el respecto irrestricto al artículo 3º de nuestra Constitución Política. La Universidad de Guadalajara, unida, deberá impedir la escalada de grupúsculos que sólo buscan desestabilizar y dividir a los universitarios; por lo tanto, nos oponemos rotundamente, como hombres y mujeres libres y como conocedores de la ciencia jurídica, a cualquier tipo de represión que pretenda coartar el derecho de la libre expresión de ideas dentro del marco de la universalidad de pensamiento que nutre y enriquece la vida académica de la Universidad de Guadalajara, vista y entendida como la segunda universidad pública más grande del país, misma que debe asumir el liderazgo que le corresponde en el concierto nacional.

5. Como universitarios comprometidos que somos y con tan rica tradición jurídica de más de dos siglos, repudiamos que se pretenda encasillar a la Universidad de Guadalajara como refugio de gentes pertenecientes a un determinado Partido Político, o que se pretenda concebir que nuestra Casa de Estudios puede ser manejada por un sólo hombre. La Universidad de Guadalajara, habrá qué recordarlo siempre, es patrimonio de todos los jaliscienses, sin distingo, y sus ideales de pensar y trabajar permean hasta sus cimientos, más allá de cualquier manejo individual o de grupo. Por lo tanto, afirmamos que la autonomía universitaria se mantendrá incólume a pesar de todos los ataques recibidos.

6. Elevamos nuestra más enérgica protesta, como estudiosos de la ciencia jurídica y como difusores de la actividad regulatoria que éste tiene en la vida cotidiana, por la evidente falta de respeto que se ha mostrado en las relaciones laborales y los derechos de los trabajadores tanto académicos como administrativos. La ausencia de sensibilidad de las anteriores autoridades universitarias y que tienen qué ver con cuestiones jurídicas que recién sismaron a nuestra Casa de Estudios sin contarse con la opinión del profesorado de la División de Estudios Jurídicos, como es el caso del suspendido proyecto de un sistema de seguridad social interno y/o la ausencia de decisiones sobre un sistema pensionario jubilatorio de índole laboral que nos asegure la prestación legal de la pensión dinámica a que tenemos derecho los trabajadores universitarios al término de nuestra labor docente al servicio de la comunidad jalisciense, son temas torales que exigen atención inmediata; no sólo con la participación de algunos actores institucionales o mediante decisiones cupulares, sino por el contrario, al través de una convocatoria abierta a las bases docente y administrativa, cuyas características sean la transparencia e imparcialidad, satisfaciéndose todos los requisitos formales que exige la toma de decisiones de tal envergadura.

7. Exigimos que se elija a un Rector del CUCSH que entienda perfectamente cuál es la sentida problemática que afronta, hoy por hoy, la División de Estudios Jurídicos, y su posicionamiento ante la colectividad en general. Exigimos también que se designe un Director de la División y Jefes de Departamento surgidos de la propia actividad académica de nuestra Facultad, y no que se impongan personas ajenas a ella, en un arribismo y/o amiguismo imposible de permitir en estas condiciones actuales. Nuestra comunidad de Derecho tiene personalidades con verdadera vocación para el desempeño y cumplimiento de ese destino, por lo que a nosotros como académicos nos corresponde opinar sobre los aspirantes a ocupar dichos cargos atendiendo a su perfil.

8. Por último, expresamos nuestra incondicional solidaridad con los once compañeros profesores que son investigados por la Oficina del Abogado General de la Universidad de Guadalajara, acusándoseles infundadamente de haber cometido actos violentos y de despojo en la simbólica toma de instalaciones de la Dirección de nuestra División de Estudios Jurídicos. Al respecto, se olvidan las Autoridades Universitarias que han ordenado tal “investigación laboral”, que quienes participaron en dichos actos no lo hicieron a título personal, como una decisión propia, sino por voluntad mayoritaria de la plantilla docente adscrita a esta ex-Facultad de Derecho, actuando todos ellos, sin distingo, como nuestros representantes sindicales que son. Así las cosas, la Delegación académica de la División de Estudios Jurídicos no hizo sino acatar la voluntad de la gran mayoría de la plantilla docente, como mandatarios y representantes nuestros, y por lo tanto, si dichos actos políticos de libre expresión de ideas, efectuados en aras de llamar la atención tanto de nuestras Autoridades generales, del CUCSH, así como de la sociedad en general, pretende ahora ser sancionados, entonces que el castigo abarque a toda la plantilla de profesores de una buena vez, porque aseguramos desde ahora que por ningún concepto y bajo ninguna circunstancia permitiremos que se coarten las libertades de nosotros como docentes, mediante actos represivos e intimidatorios que, lejos de asustarnos, tan sólo provocan nuestra molestia y repudio ante la evidente falta de sensibilidad política mostrada.

La represión nunca ha sido una respuesta adecuada a la reivindicación o validación de derechos legítimos reclamados; el acto de poder que así se manifiesta es autoritario e insensible. Exigimos que de inmediato se concluya todo procedimiento incoado en contra de nuestros compañeros profesores, liberándoles de cualesquier responsabilidad.

Naturalmente que esta publicación conlleva el objetivo de hacerles saber a quienes se dirige, que la plantilla docente de la División de Estudios Jurídicos está unida al fin en base a los sucesos de que damos cuenta en párrafos anteriores, y que estará muy al pendiente de que se resuelva favorablemente la problemática planteada.

Estamos dispuestos a realizar todo tipo de actos de protesta, de manera pacífica y civilizada, para canalizar nuestras inquietudes, hasta que se tomen las medidas correctivas pertinentes, porque al igual que lo hiciera el Presidente del H, Consejo del CUCSH, Mtro. Carlos Fregoso Gennis, en su desplegado fechado el 23 y publicado el 26 de marzo retropróximo, también nosotros estamos a favor de la defensa de la legalidad universitaria y reprobamos cualquier tipo de acto vandálico o de chantaje, pues al igual que la comunidad universitaria entera reprobamos todo proceder que violente su armónica y plural convivencia, como es el trato discriminatorio del que tradicionalmente hemos sido objeto. Señor Rector General: Hoy que inicia su rectorado, tiene Usted frente a sí un reto histórico. Primero, demostrar que ya no hay grupúsculos que interesadamente intenten tomar el poder en la Universidad de Guadalajara para servirse de él, como antaño los hubo; y segundo, con tan dilatada trayectoria universitaria, demostrar con hechos que en las Divisiones ya no habrá más divisiones, y que las decisiones se tomarán escuchando a todas las corrientes ideológicas, divisiones que tanto daño hacen al interior de nuestra Casa de Estudios y sobre todo al producto final: al alumnado, que como Usted bien sabe, aprende con el ejemplo.Los tiempos han cambiado, señor Rector General. Se acabó el gorilismo y el caudillismo en la Universidad de Guadalajara; a partir de ahora, de esta nueva era que hoy comienza, no más privilegios ni canonjías para unos cuantos. Hacemos votos para que durante su administración prime siempre el diálogo y la cordura, para que nadie, absolutamente nadie esté por encima de la ley y del derecho.

Guadalajara, Jalisco, a 1° de Abril de 2001.

LA COMISIÓN DE LA ASAMBLEA EXTRAORDINARIA DE PROFESORES DE LA DIVISIÓN DE ESTUDIOS JURÍDICOS DE LA U. DE G.

LIC. ÓSCAR BLANCO FIGUEROA LIC. VIRGINIA ACOSTA GARCÍA  
LIC. RAFAEL CASTELLANOS LIC. ÁNGEL GMO. RUIZ MORENO

Dejar un comentario