Recurso de inconformidad por Pensiones UDG

Recurso de Inconformidad por el nuevo sistema de pensiones de la Universidad de Guadalajara.
por el Lic. Ángel Guillermo Ruiz Moreno.

Seleccione, copie y pegue el siguiente texto en su procesador de palabras.

H. CONSEJO CONSULTIVO DELEGACIONAL EN JALISCO

DEL INSTITUTO MEXICANO DEL SEGURO SOCIAL

P R E S E N T E

_______________________________________________, mexicano, mayor de edad, trabajador universitario, con la plaza de _____________________________________________________, adscrito __________________________________________________ ___________________________ _________________________ ________________________________, empleado de la Universidad de Guadalajara (U. de G.) con código interno ________________, entidad patronal con registro ante el IMSS N° B90-10931-10-1 del régimen ordinario, domiciliado para recibir todo tipo de notificaciones personales en: _____________________________________________ _________________________, teniendo como número de afiliación en el IMSS __________________, ante Ustedes con el debido respeto comparezco para exponer:

Por mi propio derecho, con fundamento en lo dispuesto por los artículos 294 y 295 de la nueva Ley del Seguro Social, y con arreglo al Reglamento del Recurso de Inconformidad vigente, por mi propio derecho promuevo por este conducto Recurso Administrativo de Inconformidad en contra del acto definitivo del Instituto consistente en lo siguiente:

La determinación unilateral asumida por el H. Consejo Técnico del Instituto, en su carácter de órgano de gobierno, representante legal y administrador del mismo, con fundamento en lo dispuesto por el artículo 263 y 264 de la Ley del Seguro Social en vigor, mediante la cual se determina y autoriza mi salida del régimen obligatorio del Seguro Social para ser incorporado al régimen voluntario, decisión administrativa unilateral que hasta donde el suscrito tiene conocimiento fue asumida por ese Instituto los días 28 o 29 de junio de 2000, fecha en que suscribiera el IMSS en su carácter de entidad aseguradora nacional, “Convenio” con la empleadora del suscrito la Universidad de Guadalajara para permitirle supongo que por razones políticas más no jurídicas operase su propio “sistema de seguridad social”, no obstante que por disposición legal tenemos irrenunciables derechos como trabajadores universitarios a disfrutar del esquema de seguridad social que brinda el IMSS, conforme lo ordena el artículo 123 apartado “A” de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, el artículo 33 de la Ley Federal del Trabajo, y los artículos 12 fracción I, 15 y demás relativos de la Ley del Seguro Social vigentes.

Pese a que no se me ha notificado legalmente dicho acto con carácter de definitivo del Instituto, el que me agravia irremediablemente, el supuesto “Convenio” alcanzado y firmado entre los representantes legales del IMSS y los de la U. de G., al parecer contando esta última con la “anuencia” de los Secretarios Generales de los gremios del personal docente y administrativo (pese a que ellos no pueden jurídicamente aceptar, decidir, declinar y mucho menos renunciar a los derechos de sus agremiados que son de índole individual e irrenunciables con arreglo al artículo 33 de la Ley Federal del Trabajo, el que resulta aplicable supletoriamente en esta Inconformidad en base al artículo 1° del Reglamento del Recurso de Inconformidad), aceptó ese Instituto asegurador por razones políticas y no jurídicas, un “seudo consentimiento” grupal y corporativo otorgado por mis “representantes sindicales”, situación que es absurda e imposible jurídicamente hablando y que naturalmente no puedo aceptar ni expresar mi consentimiento para con ella, pues tan aberrante decisión me agravia en lo personal (junto con el personal docente y administrativo al servicio de dicha Casa de Estudios), doliéndose ahora el suscrito en lo individual de todos los actos de materialización que sean consecuencia inmediata y directa de tan innoble e injusta determinación, entre los que se encuentran la negativa de atención médica por parte de esa institución aseguradora nacional, y la futura negativa de concederme una pensión de seguridad social a la que pudiere tener derecho.

PROCEDENCIA DEL RECURSO:

Es procedente este medio legal de impugnación, porque el artículo 295 no deja ninguna duda al respecto dada la meridiana claridad en que se halla redactado por el legislador federal: “Las controversias entre los asegurados (y yo lo soy), y el Instituto, sobre las prestaciones que esta Ley otorga, podrán tramitarse ante la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, debiéndose agotar previamente el Recurso de Inconformidad que establece el artículo anterior”.

En tanto que el artículo 294 de la Ley del Seguro Social vigente nos indica que cuando los asegurados consideren impugnable algún acto definitivo del Instituto (y dadas las circunstancias dicho supuesto “Convenio” lo es, pues reviste un carácter de definitivo y se trata de un acto decidido unilateralmente por el Instituto en contubernio con la empleadora, sin consultar a la base trabajadora y menos al suscrito en aras de eludir su responsabilidad originaria de institución aseguradora nacional, haciendo de suyo nugatorios nuestros derechos como asegurados del régimen obligatorio al que tenemos el legítimo derecho de acceder de conformidad al artículo 12 fracción I de la Ley del Seguro Social, en el que la Universidad de Guadalajara cotizaba desde el año de 1973, módulo 10, conforme su registro patronal), acudirán en Inconformidad, en la forma y términos que establezca el Reglamento (el Reglamento del Recurso de Inconformidad, naturalmente), ante los Consejos Consultivos Delegacionales, los que resolverán lo procedente.

Por eso ocurro ante ese H. Consejo Consultivo Delegacional en Jalisco del IMSS, órgano competente para conocer de este medio legal de impugnación en razón del domicilio de la Universidad de Guadalajara, mi empleadora y patrón sujeto obligado a la tributación en los términos del artículo 15 y siguientes de la Ley del Seguro Social, y de mi propio domicilio.

OPORTUNIDAD DEL RECURSO:

Respecto de la existencia del “Convenio” IMSS-U. de G., tomo conocimiento en la fecha de presentación a esa institución, con fundamento en lo dispuesto por el artículo 135, segundo párrafo del Código Fiscal de la Federación, mismo que resulta aplicable supletoriamente en los términos del artículo 1° del precitado Recurso Administrativo de Inconformidad, pues tal evento de notificación no ha sido legalmente hecho a ningún trabajador ni docente ni administrativo de la Universidad de Guadalajara, por parte de ese Instituto, notificación que resulta necesaria efectuar de manera personal para salvaguardar la garantía de audiencia del gobernado consagrada en el artículo 14 de la Constitución Política Mexicana, cuidando en todo momento los derechos de los trabajadores asegurados que constituyen la parte más débil de la relación obreropatronal, y que por razón natural resultan ser los sujetos que prioritariamente debe atender cualquier esquema de seguridad social, máxime que la sociedad repudia la toma de decisiones cupulares y corporativas que atentan flagrantemente contra los derechos irrenunciables e innegociables de la clase trabajadora.

.

Por ende, la interposición de este medio legal de impugnación resulta oportuna, máxime que la carga de la prueba en el sentido de que el promovente de esta Inconformidad ya sabía de la existencia de tal acto definitivo de que me duelo le corresponde a ese Instituto de conformidad al artículo 81 del Código Federal de Procedimientos Civiles de aplicación supletoria en materia de Inconformidades, en base también al artículo 1° del Reglamento del Recurso de Inconformidad en vigor.

Cabe señalar que se agota este medio legal de impugnación, como un requisito procedimental previo y obligado antes de ocurrir ante las Juntas Especiales de la Federal de Conciliación y Arbitraje en la entidad, para el efecto de que no se argumente luego por parte de ese Instituto asegurador que se inobservó el artículo 295 de la Ley del Seguro Social que obliga a los asegurados a hacer valer antes la Inconformidad, previo a plantear la petición de nulidad del “Convenio” impugnado ahora ante las autoridades laborales competentes, que son las de índole federal.

No obstante, en cuanto a su procedibilidad, cuando menos en lo que atañe al suscrito bajo protesta de conducirme con la verdad no me ha sido notificada la citada determinación del Seguro Social de “aceptar” mi salida del régimen obligatorio para enviarme al régimen voluntario, en virtud de lo cual me encuentro en la hipótesis del artículo 12, fracción II, del Reglamento del Recurso Administrativo de Inconformidad.

REQUISITOS DEL RECURSO:

Para fundar la impugnación, con apego a lo ordenado por los artículos 4° y 5°, en directa relación con el numeral 12, fracción II, todos ellos del Reglamento del Recurso de Inconformidad en vigor, me permito obsequiar los requisitos legales exigidos para su formulación:

I.- El nombre y la firma del recurrente, mi domicilio particular que señalo para oír notificaciones, mi registro de seguridad social como asegurado, y el registro patronal de la Universidad de Guadalajara (mi empleadora), ya han quedado expresados en el proemio de este ocurso.

II.- El acto que se impugna ya ha quedado precisado con antelación, en la inteligencia de que no se ha notificado a ningún trabajador de la Universidad de Guadalajara hasta donde tengo conocimiento, el contenido y términos del convenio celebrado y suscrito el 29 de junio de 2000 entre el IMSS y la U. de G., afirmación que se realiza desde luego salvo prueba en contrario, tocándole la carga de la prueba a ese Instituto asegurador.

III.- Los Hechos que originan la impugnación me son desconocidos, como lo son para todos los trabajadores universitarios ya docentes o ya administrativos, pues al parecer se tomaron decisiones cupulares, y lo único que sé es que de manera sorpresiva se nos dio de baja del régimen obligatorio con efectos al 30 de junio de 2000, y todavía más, como consecuencia de dicho “Convenio”, se han dado actos ya de materialización y afectación directa a mis intereses como asegurado, demostrables mediante la leyenda que aparece plasmada en el recibo de nómina correspondiente a la segunda quincena del mes de julio del año en curso (que se empieza a cubrir a los empleados de la U de G, el día 31 de julio de 2000, así como también al haberse girado instrucciones por parte del IMSS en Jalisco por conducto de los CC. Lics. Jaime Carbajal Aceves y Dr. Luis Rodríguez Gutiérrez en sus caracteres de Titulares de las Jefaturas Delegacionales de Servicios tanto de Afiliación y Cobranza, como de Prestaciones Médicas, y contenidas en el oficio circular número 14A6609100/019/00, fechado en esta ciudad el 13 de los corrientes, mismo que fuera enviado a los Directores de Hospitales de segundo, tercer nivel y U.M.F.’s, Subdelegados, Jefes de Departamento y Oficinas de Afiliación y Cobranza, Encargados de Sectores Técnicos y Encargados Administrativos en U.M.F.’s, en una palabra, a todo el sistema Delegacional en el Estado de Jalisco.

IV.- Los Agravios que me causa el acto impugnado por ahora no los puedo precisar con exactitud, porque como ya lo dije antes, me encuentro en la hipótesis de la fracción II del artículo 12 del Reglamento del Recurso de Inconformidad, negando entonces conocer los términos del acto recurrido que me agravia y sólo conozco su existencia.

Por consiguiente, ese H. Consejo Consultivo Delegacional debe ordenar se me dé a conocer, como inconforme que soy, el acto recurrido de que me duelo, junto con la notificación que del mismo se hubiese practicado al suscrito en mi carácter de trabajador asegurado en el régimen ordinario en mi domicilio que naturalmente obra en los archivos de esa institución, toda vez que fui inscrito desde el _____________________________, mediante la presentación del respectivo aviso de inscripción del trabajador “afil-02″, por mi empleadora la Universidad de Guadalajara. De todas formas, mi domicilio particular lo he señalado en el proemio de este ocurso, y tendré entonces la oportunidad procesal de impugnar el acto definitivo del IMSS de que me duelo, salvaguardándose así mis garantías Constitucionales de audiencia y la de legalidad.

No obstante tal situación procedimental singular (que con base al artículo 12, fracción II, del Reglamento del Recurso de Inconformidad, no permite que sea “desechado” a priori este medio legal de impugnación sin incurrir en ilegalidad procedimental, lo que advierto desde ahora a ese Órgano Colegiado), de cualquier forma, para que no se mande corregir, completar o aclarar este Recurso, aduzco como Agravios, desde ahora, los siguientes:

A G R A V I O S:

Para empezar, el régimen obligatorio del Seguro Social no es susceptible de ser negociado ni “conveniado” entre una institución aseguradora nacional como es el IMSS y una institución educativa por más autónoma que ésta sea, porque no hay duda alguna en el sentido de que además de ser la seguridad social un derecho humano inalienable, es en esencia un servicio público a cargo del Estado y que es indelegable (se ruega ver la Exposición de Motivos de la Ley original de 1943), que atendiendo a las definiciones de los artículos 1°, 2°, 3°, 4°, 5° y 6° fracción I de la Ley del Seguro Social, contiene normas taxativas de observancia general de orden público e interés social, tiene una finalidad esencial distinta del derecho laboral que no puede ser pactado ni “conveniado”, servicio público que está al cargo de esa institución y no de ninguna Universidad pública o privada cuyo objeto es la de brindar el servicio de educación media superior o superior pero no el de seguridad social, que el Seguro Social es el instrumento básico de la seguridad social, que éste se encuentra al cargo del ente descentralizado de la Administración Federal denominado “IMSS”, y en lo que ahora más importa que quienes estén sujetos a una relación de trabajo les corresponde el régimen obligatorio que comprende los seguros de riesgos de trabajo, enfermedades y maternidad, invalidez y vida, retiro, cesantía en edad avanzada y vejez, así como guarderías y prestaciones sociales.

Luego, el artículo 2° fracción II del Código Fiscal de la Federación es contundente al respecto: “Aportaciones de seguridad social son las contribuciones establecidas en ley (la Ley del Seguro Social), a cargo de personas que son sustituidas por el Estado en el cumplimiento de sus obligaciones en materia de seguridad social (la U. de G. en este caso, en el régimen obligatorio) o a las personas que se beneficien en forma especial por servicios de seguridad social proporcionados por el mismo Estado (régimen voluntario)”, lo que demuestra que el IMSS, como entidad aseguradora nacional debe actuar también en este caso como organismo fiscal autónomo y vigilar por parte del Estado el irrestricto cumplimiento para con estas obligaciones por la empleadora, quien es sustituida por el Estado en sus obligaciones legales naturales.

En el caso que nos ocupa, tal y como lo demuestro con las probanzas documentales respectivas que anexo como prueba, realizo un trabajo subordinado a cambio de un salario para la Universidad de Guadalajara como empleadora y nuestras relaciones de trabajo se encuentran regidas por la Ley Federal del Trabajo.

Luego, no existe duda en que la Universidad de Guadalajara, conforme a su Ley Orgánica vigente expedido por el H. Congreso del Estado de Jalisco, en base a su artículo 1°, tiene como finalidad única: “…el impartir educación media y media superior, y coadyuvar al desarrollo de la cultura en la Entidad…”, en tanto que con base a su artículo 2°, le resultan aplicables en ese orden los artículos 3° y 123 Apartado “A” Fracción XXIX de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, la particular del Estado, la legislación federal (Ley Federal del Trabajo, Ley del seguro Social y la Ley del INFONAVIT), y estatal aplicables, y luego su Ley y las normas que de la misma deriven.

Por lo tanto, es obvio que resultan aplicables en la especie, con un sentido tuitivo o tutelar, tanto la Ley del Seguro Social, como la Ley Federal del Trabajo; de esta última resalto tres preceptos ahora para ilustrar el motivo de mi queja fundada: el artículo 18, que establece el principio “in dubio pro operario”; el artículo 33, que establece como nulas las renuncias de los trabajadores hechas a sus derechos laborales, y que además condiciona la forma en que deben celebrarse los convenios entre el empleador y sus gremios; y el artículo 353-U, que establece lo relativo a las prestaciones de seguridad social de los trabajadores universitarios.

En este último caso, resulta evidente que no existe ningún sistema de seguridad social en la Ley Orgánica de dicha Casa de Estudios, ni tampoco puede por sí sólo el artículo 353-U de la Ley Federal del Trabajo dejar sin efecto toda una legislación (específica, que no genérica, en el rubro de la seguridad social), de la misma jerarquía Constitucional y específica como es la Ley del Seguro Social, mucho menos darle efectos retroactivos en aras de hacer nugatorios derechos laborales ya generados, como ocurre en la especie al pretender sacársenos del régimen obligatorio para enviársenos al voluntario.

Esta situación, por sí sola, modifica radicalmente nuestro estatus laboral, nos priva del manto protector de la seguridad social integral con sentido universal que brinda el IMSS, y produce de facto la “privatización” imposible del servicio público de seguridad social para los docentes y administrativos de la Universidad de Guadalajara, en franco desacato a nuestras garantías individuales y la inobservancia de los derechos sociales consagrados en el artículo 123 Constitucional.

Es posible que le convenga al Seguro Social liberarse de la responsabilidad de atender médicamente a millares de docentes y de administrativos de la U. de G.; también es posible que no le resulte un buen “negocio” tener como “cliente” a una Casa de Estudios que no siempre puede cubrir sus aportaciones de seguridad social de manera oportuna. Pero “conveniar” la salida del régimen obligatorio de nosotros, después de haber disfrutado nosotros de este esquema del módulo 10 por más de cinco lustros, para decirlo suavemente es un crimen.

Bien saben las autoridades de ese Instituto, expertas en materia de seguridad social, que la historia da cuenta de que en el siglo XX se pasó de la previsión social al Seguro Social, y de éste a la seguridad social integral y universal; el ya tristemente célebre “sistema de seguridad social de la Universidad de Guadalajara”, es imposible que sea un esquema de seguridad social porque no interviene el Estado para regularlo y garantizarlo, no es ni siquiera un “seguro social” de aquellos que se crearon a mediados del siglo XX y que hoy prácticamente ya no existen; es un sistema si acaso de simple previsión social del orden laboral, negociado por las partes contratantes (empleadora y sus gremios) y que debe ser en todo caso complementario de los servicios de seguridad social que brinda esa institución.

En consecuencia, procede dejar sin efectos el acto recurrido, y retrotraerlos hasta antes de que se cometiese la violación en agravio del suscrito y de mis compañeros empleados universitarios, sin perjuicio de que aquéllos que se sientas afectados, hagan valer en su oportunidad los medios de defensa necesarios en aras de hacer respetar sus derechos y conquistas laborales y de seguridad social alcanzados, en el entendido que el suscrito está dispuesto a llegar hasta las últimas consecuencias, para hacer respetar incluso mediante la intervención de autoridades jurisdiccionales, mis derechos adquiridos.

V.- El nombre o razón social del patrón empleador del suscrito es: Universidad de Guadalajara, con domicilio legal en Av. Juárez N° 975 Sector Juárez de esta ciudad. El nombre del sindicato al que pertenezco es: Sindicato de Trabajadores Académicos de la Universidad de Guadalajara (STAUDEG), con domicilio en Av. José Parres Arias N° 555, Zapopan, zona metropolitana de esta ciudad.

Cito tales nombres y domicilios pese a que en mi opinión no nos encontramos en los caso que previene el artículo 7° del Reglamento del Recurso de Inconformidad, no obstante lo cual prefiero citarlos para que luego no se aduzca que este escrito es oscuro, irregular o incompleto, o se busque algún subterfugio legaloide para desecharlo.

VI.- Directa y estrechamente relacionadas con los motivos de inconformidad que esgrimiré, desde ahora ofrezco las siguientes pruebas que justifican mi interés jurídico para promover este medio legal de impugnación (sin perjuicio de que al ampliar mi recurso exhiba algún otro elemento de convicción, con arreglo a lo estatuido por el artículo 5° fracción IV y relativas del Reglamento del Recurso de Inconformidad):

A.- Documental pública, consistente en el “Convenio” celebrado entre el IMSS y la Universidad de Guadalajara, suscrito el 29 de junio del 2000 por conducto de sus representantes legales, mismo que sé de su existencia pero no conozco los términos en que fue concertado pues no me ha sido notificado, lo que me impide esgrimir ahora los conceptos de inconformidad o agravios que me irroga.

Esta probanza justifica la existencia del acto reclamado, y por consiguiente, con fundamento en lo dispuesto por los artículos 1°, 5° fracciones I, II, y especialmente su fracción IV, párrafos del primero al cuarto, así como 12 fracción II, todos ellos del Reglamento del Recurso de Inconformidad, como tal probanza no obra en mi poder, adjunto al presente ocurso, debidamente sellado de recibido por la Oficialía de Partes de esa Delegación Estatal en Jalisco del IMSS en cuyos archivos se encuentra, el escrito mediante el cual he solicitado se me expida copia certificada del mismo, confiando en que no se argumente para negarme copia certificada de dicho acto jurídico, lo dispuesto por el artículo 22 de la Ley del Seguro Social.

No obstante, supuesto tal evento, me acojo al beneficio que sobre el particular me concede el artículo 12 fracción II del Reglamento del Recurso de Inconformidad, que no exige para ser admitido dicho medio legal de impugnación el acto recurrido y/o su constancia notificatoria, debiendo ordenar el C. Secretario de ese órgano colegiado se me notifique en mi domicilio el acto de mérito para entonces poder ampliar mi Recurso.

Sin embargo, suponiendo sin conceder que se hiciese nugatoria tal hipótesis (en donde se incurrirían en graves y irreparables vicios procedimentales), esta probanza se oferta n los términos del tercer párrafo de la fracción IV del artículo 5° del Reglamento del Recurso de Inconformidad, porque ofrezco como prueba documentos que obran en poder de dependencias del propio Instituto y que se hallan en los Archivos Delegacionales del mismo, en virtud de lo cual a petición expresa del suscrito promovente, el C. Secretario del Consejo Consultivo Delegacional deberá ordenar a dichas dependencias su remisión para ser integradas al expediente de Inconformidad

De cualquier manera, solicito se dicte acuerdo, fundado y motivado a mi derecho de petición consagrado por el artículo 8°, segundo párrafo, de la Constitución General de la República, que ejercito ahora, reservándome mis derechos para impugnar el Acuerdo en caso necesario, mediante el Recurso de Revocación previsto por el artículo 31 del Reglamento del Recurso de Inconformidad.

B.- Documentales privadas, consistentes en las siguientes probanzas:

1) Documental, consistente en copia del recibo de nómina emitido por la U. de G., a nombre del suscrito, correspondiente a la segunda quincena del mes de julio de 2000; obra en una hoja.

2) Documental, consistente en copia del aviso de inscripción del suscrito al régimen obligatorio del Seguro Social (copia de la hoja rosa), presentado ante el IMSS. Consta de una hoja.

3) Documental, consistente en copia del Contrato Individual de Trabajo por Tiempo Indeterminado y con carácter de Definitivo, celebrado entre la Universidad de Guadalajara y el suscrito. Constante de una hoja.

4) Documental, consistente en copia de la “tarjeta informativa” en la que en 7 puntos se describe el avance del inicio de operaciones del “sistema de seguridad social”, fechada el 13 de julio del 2000, emitida por la Universidad de Guadalajara, y que recién me acaba de ser entregada en una reunión sindical, la que por sí misma se explica y que casi coincide en la fecha de la firma del policitado “Convenio” pues se aduce que se suscribió el 28 de junio del 2000 con ese Instituto. Constante de 2 fojas.

5) Documental, consistente en copia del oficio circular número 14A6609100/019/00, de fecha 13 de julio de 2000, emitido por los Titulares de las Jefaturas de Servicios de Afiliación y Cobranza y de Prestaciones Médicas del IMSS, dirigido a Directores de Hospitales de segundo, tercer nivel y U.M.F.’s; Subdelegados, Jefes de Depto. Y Oficinas de Afiliación y Cobranza; Encargados de Sectores Técnicos y Administrativos en U.M.F’s, en donde se alude a que el “Convenio” policitado fue firmado el 29 de junio del año en curso por el IMSS con la U. de G., (esto es, un día después del que dice la tarjeta informativa ofertada como probanza inmediata anterior), y que en lo que ahora más importa “materializa” el citado “Convenio”, comenzándose a restringir los derechos de los trabajadores universitarios y cambiando toda su situación jurídica frente a dicha institución aseguradora nacional. Consta en 2 fojas.

Todas las probanzas documentales anteriores, se ofrecen en los términos del artículos 1° y 5°, fracción IV, del Reglamento del Recurso de Inconformidad, en directa relación con el artículo 207 del Código Federal de Procedimientos Civiles, que establece que las copias hacen fe de la existencia del original y que en caso de ser redarguidas de apócrifas deberá ordenarse su cotejo con los originales donde se compulsaron, mismas que obran: las documentales 1), 3), y 4), en el domicilio de la Universidad de Guadalajara, situado en Av. Juárez N° 975, Sector Juárez de esta ciudad; y las documentales 2) y 5), en las Oficinas de la Jefatura de Servicios de Afiliación y Cobranza de la Delegación Estatal en Jalisco del IMSS, domiciliado en Sierra Morena N° 530, esquina Belisario Domínguez, planta baja, Sector Libertad de esta ciudad.

C.- La de Informes, a que alude el artículo 16 del Reglamento del Recurso de Inconformidad, debiéndoseme dar vista de aquellos documentos que hayan servido de base para la emisión del acto recurrido a fin de no quedar en estado de indefensión.

D.- Presuncional, en su doble aspecto legal y humano en lo que me favorezca, en la inteligencia que este Recurso Administrativo de Inconformidad no es de estricto derecho, porque no se combaten actos fiscales ni resulta supletorio el Código Fiscal de la Federación; es un Recurso del orden laboral que tiene como legislación supletoria a la Ley Federal del Trabajo, en el que hay suplencia en la deficiencias de que adolezca la queja en base a todos los principios jurídicos del Derecho Social que de ella y de la Ley del Seguro Social y sus Reglamentos emanan.

Por lo expuesto y fundado, respetuosamente solicito:

PRIMERO.- Se admita mi recurso de Inconformidad planteado en contra del acto definitivo impugnado que señalé, al igual que las pruebas ofrecidas, dictándose acuerdo fundado y motivado sobre el particular.

SEGUNDO.- Con apoyo en el artículo 12, fracción II, del Reglamento del Recurso de Inconformidad, se ordene notificarme el acto de mérito en mi domicilio, actuando ese órgano colegiado como una institución de toda buena fe, a fin de estar en posibilidad material y jurídica de imponerme de los términos y alcances del “Convenio” aludido que señalo como acto impugnado, y poder así ampliar mi recurso con apego a derecho.

TERCERO.- En tanto, se soliciten los Informes respectivos sobre el asunto que nos ocupa a la Subdelegación Juárez de esta ciudad (que corresponde a la Universidad en razón de la ubicación de su domicilio principal), dándoseme vista de ello para no dejárseme en estado de indefensión, así como a cualquier ente, órgano o funcionario que en opinión del C. Secretario Instructor deba informar sobre el asunto que nos ocupa con arreglo a lo ordenado por el artículo 16 del Reglamento del Recurso de Inconformidad.

CUARTO.- Se emita fallo administrativo, en su oportunidad procesal, que declare procedente y fundado este medio legal de impugnación, dejando sin efecto el acto recurrido, absteniéndose los inferiores de efectuar actos de molestia que irroguen perjuicios al suscrito como asegurado del régimen obligatorio, en el que he estado inscrito y generado derechos desde hace varios años, y que no es susceptible de ser negociados o “conveniados”, al tratarse la Ley del Seguro Social de una legislación reglamentaria de la fracción XXIX del Apartado “A” del artículo 123 Constitucional, ser de orden público, de observancia general en toda la República y de interés social.

Guadalajara, Jalisco, a la fecha de su presentación